Experta analiza proyecto que busca prohibir el uso de celulares en colegios

Académica califica la instancia como rígida y prohibitiva. “Inevitablemente el celular es parte de desarrollo vital que se ha incorporado durante esta última década a la vida de todas las personas”, afirma.

Hace un par de semanas un grupo de diputados presentó en el Congreso un proyecto que busca la prohibición del uso de celulares al interior de los establecimientos educacionales, tanto en las etapas pre-escolar, como en la básica y media.

La instancia implicaría que los menores no utilicen su teléfono móvil, ya sea en las salas de clases como en los recreos, salvo que el proceso formativo lo requiera y con la venia de la dirección del recinto escolar.

En torno a lo anterior, Sonia Muñoz, psicóloga y académica de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, señaló que “si bien el proyecto apunta al control del uso de los teléfonos dentro de los establecimientos educativos, por una parte, merma los procesos de aprendizaje de la regulación de este tipo de aparatos”.

“Creo que la iniciativa genera una idea que tiene que ver con la rigidez de la restricción que nos pone en una posición de todo o nada”, sostuvo.

Muñoz agregó que “en general en los procesos educativos, los aprendizajes están basados fuertemente en el sentido y la motivación al aprendizaje. En el caso de este proyecto me parece que cae en la rigidez de la prohibición y no intenta, a través del control, regular las conductas de los estudiantes”.

La académica reafirmó que la enseñanza se debe basar en los distintos grados de evolución de los estudiantes desde un enfoque constructivista que contextualice los procesos de desarrollo y aprendizaje.

“Inevitablemente el celular es parte de desarrollo vital que se ha incorporado durante esta última década a la vida de todas las personas”, acotó Sonia Muñoz.

Por último, la docente detalló que “no podemos tener algo que es todo o es nada. El aprendizaje se basa principalmente en los matices que nosotros podamos integrar en las distintas experiencias de aprendizaje vital y en este caso, este proyecto, también restringe la posibilidad de los docentes de generar procesos formativos en otro ámbito, en donde la regulación surge como una necesidad imperiosa en los jóvenes”.


Mención en prensa, Académica Sonia Muñoz