Funcionario de Escuela de Psicología recibe premio por año de servicio

Como parte de las tradiciones más importantes de la Pontificia Universidad Católica, Personal de Administración y Servicios, fueron distinguidos por años de desempeño, donde Marcos Luco, funcionario destacado de la Escuela de Psicología fue premiado por sus 30 años de desarrollo laboral.

La ceremonia sellevó a cabo en la Facultad de Ingeniería donde se reconoció a 122 trabajadores de diversas unidades de la Católica de Valparaíso.

Marcos Luco, funcionario administrativo más antiguo de la Escuela de Psicología PUCV.

Al respecto, el rector de la PUCV, Claudio Elórtegui, señaló que “nos hemos dado cita hoy para reconocer a quienes han realizado un ciclo importante en la PUCV (…) Esta Universidad es obra de todos, su quehacer se conforma en este espacio común que ella nos entrega. Somos una institución sana con una profunda vocación pública. Trabajar en la PUCV es una opción que han asumido con fidelidad y entrega, buscando siempre entregar un trabajo bien hecho, manteniendo un buen clima laboral”.

Por su parte, el director general de Asuntos Económicos y Administrativos, Alex Paz, también valoró esta instancia de reconocimiento de quienes integran la comunidad universitaria. “Tener a dos personas que se desempeñan hace 45 años en la Universidad, lleva a pensar que es un buen lugar para trabajar, con un alcance mayor a lo netamente laboral”, indicó.

UNA VIDA EN LA UNIVERSIDAD

Marcos Luco,llegó en 1990 a la Escuela de Psicología, junto a sus fundadores y primer equipo de la Unidad Académica. Si bien, ya llevaba trabajando 5 años en la PUCV, no tenía como expectativa permanecer tantos años en el mismo lugar, las condiciones laborales hicieron que Marcos se acostumbrara a quien hoy llama como su segunda familia. «Estoy cumpliendo 30 años trabajando en la universidad y de ellos 26 han sido en la escuela y eso es algo muy importante para mi vida, porque me han dado el sustento para mi familia, son muchos años compartiendo y uno le toma cariño a las personas y pasan a hacer parte de uno. La escuela es mi segunda casa», señaló.